Activo corriente

Activo que tiene la capacidad de convertirse en dinero en un período menor a un año.

¿Qué es un activo corriente?

Un activo corriente es aquel activo que tiene la capacidad de convertirse en dinero (liquidez) en un período menor a un año, estos recursos hacen parte del patrimonio de una organización, sin embargo, se caracterizan por su constante movimiento por lo cual se les conoce también como activos circulantes.

El activo corriente es importante ya que representa la cantidad de dinero líquido con el que se puede disponer en una empresa en un lapso corto. Disponer de liquidez es algo necesario para cumplir con pagos o situaciones imprevistas en la organización, por lo tanto, los activos corrientes forman parte fundamental de la empresa.

El activo corriente permite identificar la capacidad de pago con la que cuenta una organización, al representar la cantidad de dinero líquido con la que dispone la misma en un corto periodo de tiempo, a diferencia de los activos no corrientes que se transforman en dinero en un periodo de tiempo superior a un año.

Tipos de activos corrientes

Los activos corrientes se clasifican de la siguiente manera:

  • Activo corriente disponible: corresponde al dinero disponible en la caja de la empresa, ya sea en efectivo, en el banco, como depósitos, etc. Este tipo de activo es el que utiliza la organización para realizar sus operaciones cotidianas.
  • Activo corriente exigible: corresponde a los derechos a cobrar, es decir, son aquellas deudas por cobrar que posee la organización efectuadas en un corto plazo.
  • Activo corriente realizable: corresponde al stock, mercancía e inventario disponible para la comercialización que posee una organización. Este tipo de activo difiere del resto al ser el único que representa la mercancía.
  • Activo diferido: corresponde a los activos cuyo pago se efectúa por adelantado para su posterior consumo, por lo tanto, es posible que el desembolso monetario realizado pueda presentar un retorno, este tipo de activos también son considerados como gastos necesarios para el normal funcionamiento de la organización. Algunos ejemplos de activos diferidos son: seguros, alquileres, arrendamientos, entre otros.

Ejemplos del activo corriente

A continuación, se relacionan algunos ejemplos del activo corriente:

  • Efectivo y dinero depositado en el banco: activo corriente con mayor liquidez, ya que es dinero líquido. La caja chica y el dinero en cuenta bancaria son ejemplos de este tipo de activo.
  • Cuentas por cobrar: cuentas que otras empresas o personas naturales deben pagar y que son exigibles en un período menor a un año.
  • Inventarios: mercancía disponible que posee la empresa y que puede ser vendida para convertirse en liquidez.
  • Inversiones: aquellas que se realizan a corto plazo, con la intención de mantener una ganancia, tales como letras o bonos.
  • Otros activos no financieros: tales como intereses prepagados y anticipos que pueden ser fácilmente convertidos en liquidez.
  • Retenciones de impuestos: retención de ISLR o IVA realizada por clientes.
Bibliografía:
  • Delgado González Susana, Ena Ventura Belén. Contabilidad general y tesorería. (Cuarta edición). Editorial Paraninfo. 2008.
  • Equipo Vértice: actualizado por Manuel Domínguez Caneda. Direccion financiera. (Primera edición). Editorial Vérticex. 2011.
  • Córdoba Padilla Marcial. Gestión financiera. (Primera edición). Ecoe Ediciones. 2012.
  • Castán Farrero José María. Fundamentos y aplicaciones de la gestión financiera de la empresa. (Primera edición). Ediciones Pirámide. 2009.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2019). Activo corriente. Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/activo-corriente/). Última actualización: noviembre 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)