«Todo aquel bien, propiedad o derecho que posee una persona natural o jurídica, de la cual puede obtener beneficios y puede ser convertida en liquidez»

¿Qué es un activo?

En contabilidad, un activo es todo aquel bien, propiedad o derecho que posee una persona natural o jurídica, de la cual puede obtener beneficios y puede ser convertida en liquidez en caso de ser necesario.

Los activos pueden brindar beneficios mientras están en la posesión de la persona o pueden brindarle al momento de liquidarlo. El beneficio puede ser económico o no y se mantienen en posesión de la empresa o persona natural por el valor que aportan.

Clasificación de los activos

A la hora de clasificar los tipos de activos podemos encontrar dos categorías diferentes: Activos corrientes y no corrientes.

Activo corriente

El activo corriente de una empresa, también conocido como activo líquido o circulante, es la sumatoria de los activos que pueden convertirse en dinero (es decir, hacerse completamente líquido) en un periodo menor de doce meses.

Conocer el activo corriente es importante ya que indica la cantidad de liquidez o dinero que puede disponer la empresa en un periodo menor a doce meses. Ejemplos de activo corriente son los inventarios y las cuentas bancarias.

Activo no corriente

El activo corriente de una empresa, también conocido como activo fijo, es la sumatoria de los activos que no se pueden convertir en dinero en un periodo a corto plazo, generalmente menor a un año.

Dentro de los activos no corrientes de la empresa suelen ser necesarios para su funcionamiento, tales como maquinarias o inmuebles.

¿Cómo calcular el activo de una empresa?

Como ya hemos mencionado en la definición del activo, este son los bienes y derechos que la empresa posee. Por su igualdad, aparecen los términos de pasivo y patrimonio neto, elementos que son utilizados como recursos financieros de la organización.

Teniendo en cuenta lo mencionado anteriormente, podemos decir en consecuencia que el activo de una empresa es el resultado de sumar el pasivo y el patrimonio neto.

Ecuación contable básica

Ecuación contable básica

Por ejemplo, una organización que está iniciando sus actividades posee los siguientes elementos:

  • Capital inicial de $200000.
  • Préstamo para la compra de maquinaria por $100000.
  • Inmueble adquirido con el capital inicial valuado en $50000.
Activo = Pasivo + Patrimonio neto
Capital inicial $150000 Préstamo $100000 Capital inicial $200000
Inmueble $50000
Maquinaria $100000
Total = $300000

En conclusión, el activo total de la esta organización sería de $300000, igualando al pasivo y el patrimonio neto de la organización en la ecuación contable básica.

Ejemplos de activos

Para entender mejor este concepto, veamos ejemplos que aplican al mundo de la contabilidad de hoy en día, separado por activos corrientes y no corrientes.

Activo corriente Activo no corriente
Depósito bancario Inmuebles (oficinas, hogar, etc.)
Cheque a cobrar Maquinaria
Materia prima disponible Vehículos
Dinero en efectivo Patentes de comercialización
Existencia de stock Bonos, acciones, etc.