Icono de diálogo

Consumidor final

Persona física o jurídica que adquiere, utiliza o disfruta bienes muebles o inmuebles, productos, servicios, actividades o funciones para su consumo final.

¿Qué es el consumidor final?

Un consumidor final, también conocido como destinatario final, es aquella persona física o jurídica que adquiere, utiliza o disfruta bienes muebles e inmuebles, productos, servicios, actividades o funciones para su consumo final o definitivo.

En otras palabras, es el individuo u organización que efectivamente utiliza o consume en última instancia los bienes y servicios adquiridos.

De esta manera, por el hecho de que lo que compra es para su consumo propio, un consumidor final se diferencia de otros consumidores intermedios al ser el último punto del canal de distribución.

Cliente y consumidor final

Un cliente es un individuo u organización que realiza una operación de compra. Dicho esto, podría afirmarse que todos los consumidores finales son clientes, pero no todos los clientes son consumidores finales.

Sobre lo señalado se pueden mencionar a los consumidores industriales, esto es, a las fábricas que compran bienes y servicios para manufacturar otras mercancías. Debe indicarse que existen bienes que no son para el consumidor final, tal como es el caso de productos para elaborar otros bienes y servicios, los cuales luego se venden o alquilan a terceros; por ejemplo, la tela que se utiliza para confeccionar vestidos o el plástico que se necesita para hacer juguetes.

Para el caso de los clientes intermedios, que no consumidores finales, será importante estar al tanto de la ruta de los canales de distribución de los bienes. Por ejemplo, un agricultor vende los tomates que cosechó en el campo a un mayorista, el cual a su vez los venderá a un distribuidor en la ciudad, quien por su parte comercializará los tomates adquiridos en abastos y supermercados. Tanto el mayorista como el distribuidor, así como los abastos y supermercados, son meros intermediarios entre el agricultor y los consumidores finales del tomate, quienes concretarán su compra al momento de cancelar en caja el producto adquirido.

Como vimos, el término cliente no significa consumidor final, y es por ello que es importante comprender cómo y por qué compran los clientes intermedios, ya que en muchas oportunidades la competencia entre estos mercados es dura.

En comparación con el de consumidores finales, el mercado industrial es reducido con respecto al número de clientes que lo forman, razón por la cual la competencia para colocar sus productos resulta ser más dificultosa.

Ejemplos de consumidor final

Venta de cervezas en lata

A continuación exponemos un ejemplo de consumidor final de venta de cervezas en lata:

  1. Un fabricante de latas de aluminio le compra acero revestido de estaño u hojalata a su proveedor de materia prima, para incorporar este material a su proceso productivo y elaborar las latas.
  2. La empresa de latas fabrica envases para venderlos a la industria de refrescos y bebidas gaseosas y a las compañías cerveceras.
  3. El fabricante de latas recibe un pedido de la empresa cervecera líder del mercado, para que le produzca un importante lote de latas para envasar su bebida.
  4. La compañía cervecera envasa su bebida en las latas de aluminio y las ordena en su almacén de productos terminados para la venta.
  5. La cervecería vende su producto a distribuidores de bebidas que le hacen significativos pedidos de cervezas en su presentación en lata, para que luego estas distribuidoras las comercialicen entre las diferentes licorerías de la ciudad capital del país.
  6. La Licorería A, B, C, S.A. adquiere una significante cantidad de cajas de cervezas en lata de una de las distribuidoras de la marca líder del mercado. Esta licorería tiene como principales clientes a las más importantes pizzerías y fuentes de soda de la ciudad, así como al público en general, es decir, a los consumidores finales.
  7. Cuando Licorería A, B, C, S.A. le vende a las pizzerías y fuentes de sodas, estas no actúan como consumidores finales. El consumidor final en este caso serán aquellos comensales que pidan para acompañar su comida con la cerveza líder envasada en lata.

Fabricante de neumáticos para automóviles

Por otro lado, un ejemplo de consumidor final de fabricante de neumáticos para automóviles puede ser el siguiente:

  1. Un proveedor de caucho le vende una relevante cantidad de materia prima a su más importante cliente, un fabricante de neumáticos para vehículos automotores.
  2. La empresa productora de neumáticos utiliza el caucho adquirido, principal materia prima en su proceso productivo, para fabricar neumáticos para automóviles. Una vez concluida la elaboración de los neumáticos, y luego de pasar por el respectivo control de calidad, almacena en sus patios los productos terminados listos para la venta.
  3. El fabricante de neumáticos tiene 2 clientes principales:
    • La compañías ensambladoras de vehículos.
    • Empresas distribuidoras exclusivas de sus productos.
  4. Los distribuidores autorizados venden los neumáticos directamente a sus clientes, lo cual se conoce como mercado de reposición. Estos clientes son consumidores finales.
  5. Así, las empresas ensambladoras de vehículos son clientes de la fábrica de neumáticos, pero no son consumidores finales.
  6. Una persona, ya sea natural o jurídica, que adquiera algunos de los vehículos que lleven puestos los neumáticos del fabricante que hemos analizado, se convertirá en consumidor final de los mismos.
Bibliografía:
  • Consumidor final (2021). Recuperado de Consumoteca.
  • What Is a Final Consumer? Recuperado de Wisegeek.
  • McCarthy, E. Jerome. Comercialización (6 ed.). El Ateneo. Buenos Aires – Argentina. 1983.
Citar artículo:
Consumidor final (2021). Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/consumidor-final/).