blank

Costos fijos

Aquellos costos que la empresa siempre debe cancelar.

¿Qué son los costos fijos?

Los costes o costos fijos son aquellos costos que la empresa siempre debe cancelar, independientemente de su nivel de producción. Se los conoce como fijos porque no varían ante los cambios de la producción de bienes y servicios.

En otras palabras, los costos fijos son aquellos que no importa cuánto se produzca, siempre deberán ser abonados. Por ejemplo, el alquiler de una oficina o un local, los sueldos, los servicios de telefonía e internet, el pago de seguros, etc.

A diferencia de los costos variables, los costos fijos no dependen del nivel de unidades producidas, por lo que se mantienen siempre constantes.

Gráfico de los costos fijos

Gráfico de los costos fijos.

Tipos de costos fijos

Los costos fijos pueden ser discrecionales o comprometidos.

  • Discrecionales: aquellos que pueden llegar a reducirse sin que la producción de la empresa cambie, tales como la publicidad o los alquileres. Las empresas suelen ser más flexibles sobre estos.
  • Comprometidos: aquellos que no están propensos a sufrir modificaciones, ya que sino la producción se vería afectada. Por ejemplo, salarios profesionales, seguros, impuestos, etc.

Ejemplos de costos fijos

Para entender mejor este concepto, veamos algunos ejemplos de costos fijos:

  • El pago del alquiler de un local, bodega u oficina, que debe realizarse de forma puntual, es un costo fijo. Previo a este se redacta un contrato en el que queda establecido el precio, el cual deberá ser cancelado en el tiempo indicado en el contrato.
  • Pagos por seguros en caso de siniestros, tanto ocurran o no.
  • Pagos por servicios de telefonía, internet, agua, luz, etc.
  • Pagos en concepto de servicios del personal por mano de obra.
  • Los permisos municipales y licencias también son costos fijos.
Citar artículo:
Costos fijos (2019). Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/costos-fijos/).