Cuenta corriente

Depósito de tipo bancario cuya finalidad es la de almacenar dinero.

¿Qué es una cuenta corriente?

Una cuenta corriente es un tipo de cuenta bancaria cuya finalidad es la de almacenar dinero para posteriormente administrarlo mediante la ejecución de diferentes actividades, tales como la realización de pagos, retiros de dinero, expedición de cheques, entre otros.

Para disponer de una cuenta bancaria se debe firmar un contrato con la entidad financiera que estipule la titularidad y las condiciones del manejo impuestas por el banco.

Las operaciones de una cuenta corriente pueden variar según sea la entidad bancaria que preste dicho servicio; sin embargo, entre las operaciones de las que se puede disponer se encuentran la remisión y emisión de cheques (que dependiendo de la institución bancaria pueden poseer un valor extra o no), el ingreso de dinero y su posterior retiro, contratación de préstamos e hipotecas y la asociación de tarjetas de crédito o débito. Además, en ocasiones, la cuenta corriente permite realizar giros en descubierto.

Cuenta corriente y cuenta de ahorro

Similitudes

Las similitudes entre una cuenta corriente y una cuenta de ahorro son las siguientes:

  • Ambas poseen la capacidad de guardar dinero.
  • Ambas permiten disponer posteriormente de los fondos acumulados.
  • Ambas cuentas garantizan la disponibilidad del saldo.
  • Por el mantenimiento de ambas cuentas generalmente se descuenta una comisión.
  • Dependiendo de la entidad bancaria, para la apertura de ambas se exige una determinada cantidad de dinero.

Diferencias

Las diferencias entre cuenta corriente y cuenta de ahorro son las siguientes:

  • Mientras que la cuenta corriente permite ahorrar dinero sin habitualmente generar intereses, la cuenta de ahorro suele generar intereses siempre que exista dinero ahorrado.
  • La cuenta de ahorro permite operar con una tarjeta de débito, mientras que la cuenta corriente permite, además, operar con tarjeta de crédito y cheques.
  • La cuenta de ahorro requiere de una cuota de manejo que generalmente no se cobra en las cuentas corrientes.
  • La cuenta corriente permite hacer uso de una chequera para asignar recursos, mientras que la cuenta de ahorros no suele permitir dicha operación. Sin embargo, dependiendo de la entidad bancaria existen ciertas excepciones en las que se puede asignar una chequera a una cuenta de ahorro.

Ejemplos de uso de cuenta corriente

A continuación se mencionan algunos ejemplos de uso de una cuenta corriente:

  • Recibir el pago de sueldo.
  • Emitir pago de sueldos con transferencia o mediante cheques.
  • Hacer compras en sitios web.
  • Utilizar la chequera para girar recursos.
  • Emitir pagos correspondientes a servicios como luz, agua, gas, entre otros.
  • Realizar pagos en comercios digitales.
  • Realizar pagos mediante tarjetas de crédito personal o virtualmente.
  • Poseer acceso a líneas de crédito instantáneas.
Bibliografía:
  • Pedro Mario Giraldi. Cuenta corriente bancaria y cheque. (Primera edición). Editorial Astrea de R. Depalma. 1973.
  • Arturo Majada Planelles. Cheques y talones de cuenta corriente. (Primera edición). Ediciones Santillana. 1963.
  • Diferentes tipos de cuentas bancarias. Argentina Gobierno.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2022). Cuenta corriente. Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/cuenta-corriente/). Última actualización: marzo 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)