«Enfermedad ligada al estrés pero en este caso se produce por sentirse saturado, colapsado y agotado en el ámbito laboral, afectando así todos los ámbitos de la vida»

¿Qué es el estrés laboral?

Para definir al estrés laboral hay que entender primero el significado de estrés, el cual es el estado de cansancio mental provocado por la exigencia o exceso de situaciones que superan a la persona.

En otras palabras, el estrés es una tensión emocional o física que sufre una persona el cual provoca sentimientos de furia, cansancio, frustración y nervios.

Cuando nos referimos al estrés laboral, hablamos de una enfermedad ligada al estrés pero en este caso se produce por sentirse saturado, colapsado y agotado en el ámbito laboral, afectando así todos los ámbitos de la vida.

¿Por qué se produce el estrés laboral?

El estrés laboral generalmente es el resultado de una presión elevada en el trabajo, esta presión puede venir de diferentes situaciones y pueden afectar a diferentes tipos de personalidades, tales como las que se encuentran a continuación:

  • Carga excesiva de tareas.
  • Grado alto de responsabilidad.
  • El tipo de tareas asignadas.
  • Falta de grado de conocimiento de las tareas.
  • Condiciones inadecuadas para efectuar el trabajo.
  • Insatisfacción en las relaciones laborales.
  • Insatisfacción en la remuneración económica.
  • Desarrollo profesional y promoción pobre.
  • Exceso de jornada laboral y horarios difíciles.
  • Falta de reconocimiento laboral.
  • Falta de planificación en los horarios y las tareas.
  • Exceso de control en el empleado.

Síntomas del estrés laboral

Entre las principales causas o síntomas del estrés laboral se pueden identificar los siguientes:

Emocional Psicosomático Conductual
Mal humor y apatía Fatiga Abuso de café, tabaco, alcohol, etc.
Desmotivación Dolor de cabeza Conducta violenta
Irritabilidad Falta de sueño Ausencia al trabajo
Impaciencia Tensión muscular Problemas en las relaciones de trabajo
Nervios Taquicardia

Consecuencias del estrés laboral

El estrés laboral puede traer diversas consecuencias en sentido físico y emocional, estas pueden presentarse a corto, medio y largo plazo dependiendo del tipo de persona.

Entre las principales consecuencias del estrés laboral puede aparecer bloqueo mental, falta de concentración, irritabilidad y mal humor en el ámbito laboral, insomnio y preocupación excesiva.

Además, el estrés laboral puede traer consecuencias físicas, tales como enfermedades cardiovasculares, dermatológicas, estomacales, dolores de cabeza.

Por su parte, quien lo sufre se ve desmotivado en su empleo lo que produce un menor rendimiento y productividad en el trabajo, así como el deterioro de las relaciones laborales que afecta a la productividad de la organización.