Gestión

Decisiones empresariales encaminadas a direccionar hacia la culminación de las metas.

¿Qué es la gestión?

La gestión es el conjunto de decisiones empresariales encaminadas a direccionar a los individuos u organizaciones hacia la culminación de sus metas, ya sean individuales o colectivas.

Así, son aquellas actividades destinadas a definir el rumbo y asegurar el cumplimiento de las metas y objetivos previamente establecidos por un individuo o entidad determinada.

Este término es comúnmente utilizado en el ámbito corporativo, cuando se habla de la realización de los distintos propósitos que se plantean a diario en las empresas.

La ejecución eficiente de la gestión conlleva un proceso en el cual se tienen en cuenta diversos factores, tales como el tiempo, el número de participantes, los objetivos, las metas, las variantes externas, consecuencias, entre otros. Dicho proceso está compuesto por 3 fases que consisten en planificar, ejecutar y verificar; las cuales poseen, a su vez, un proceso interno propio, puesto que el éxito de la gestión dependerá del correcto manejo de estas tres fases.

Tipos de gestión

A continuación se describen los principales tipos de gestión:

  • Gestión democrática: aquella que permite y fomenta la participación por parte de los distintos integrantes del proyecto. Esta gestión emplea las ideas, opiniones y recursos que los diversos participantes otorgan a la planificación y en general a todas las etapas del proceso de la gestión, con el objetivo de mejorarlo al generar un ambiente de confianza y democracia entre las partes involucradas.
  • Gestión autoritaria: aquella que no fomenta la participación por parte de los distintos integrantes del proyecto, sino que le otorga esta responsabilidad directamente a los líderes o gerentes, los cuales deben dictaminar los métodos y procesos que se ejecutarán para alcanzar los distintos objetivos. Por lo tanto, el cien por ciento de las consecuencias contraídas en esta gestión tendrá como causal a la gerencia, que es quien se encarga de liderar.
  • Gestión laissez faire: aquella gestión en la cual se otorga a los participantes la libertad de obrar por su cuenta, sin imponer ideologías o métodos propios. Al no tener un jefe que dictamine el modo en el que se llevan a cabo las operaciones, esta gestión permite exponer la creatividad de los participantes, ya que les otorga libertad.
  • Gestión transaccional: aquella que emplea métodos de compensación con el objetivo de fomentar el buen desarrollo de los procesos. En este tipo de gestión los líderes brindan distintos tipos de recompensas a los participantes por haber ejecutado de manera adecuada sus operaciones.

Proceso de la gestión

A continuación se describe el proceso de la gestión:

  1. Planificación: en esta fase se estudian las variables que rodean el objetivo en cuestión, y en base a ellas se elaboran las estrategias necesarias para ejecutarla. Esta etapa es crucial si se desea alcanzar un resultado positivo a la hora de llevar a cabo el siguiente paso.
  2. Ejecución: esta fase corresponde a la realización de la estrategia diseñada previamente en la etapa anterior. En este paso se ejecuta la planificación teniendo en cuenta los diversos factores determinados anteriormente.
  3. Verificación: en la última parte del proceso se realiza un chequeo con el objetivo de corroborar el resultado obtenido por las fases anteriores, midiendo si los resultados obtenidos fueron los anhelados por la organización.

Indicadores de gestión

Los principales indicadores de gestión son los siguientes:

  • Indicadores externos: aquellos cuya medición permite obtener un informe externo, de resultados externos a la organización. Por ejemplo, el número o porcentaje de consumidores satisfechos.
  • Indicadores internos: aquellos cuya medición permite obtener un informe interno, de resultados propios de la organización. Por ejemplo, los márgenes operacionales.
  • Indicadores de satisfacción: aquellos que permiten medir los niveles de satisfacción que presentan los consumidores. Este indicador le otorga a la empresa la perspectiva que posee en el público, ya que brinda una visión de la conformidad de los clientes.
  • Indicadores de reclamos: aquellos que permiten medir el número de reclamos emitidos por los consumidores. Este indicador le otorga a la empresa las perspectivas negativas que posee en el público, brindando una visión de la inconformidad de los clientes, lo cual sirve para tomar medidas al respecto.
  • Indicadores de eficacia: aquellos que permiten medir el nivel de eficacia en el desarrollo de los procesos de la empresa.
  • Indicadores de eficiencia: aquellos que permiten medir el nivel de eficiencia que presenta la empresa. Estos indicadores proporcionan una visión de los resultados que obtiene la empresa, por ejemplo, las ganancias obtenidas en un determinado período de tiempo.
Bibliografía:
  • Soldevila Roca Pilar, Roca Batllori Esther (2004) La contabilidad de gestión en las organizaciones sin ánimo de lucro. (Primera edición). Universidad Pontificia Comillas.
  • Cansino Muñoz-Repiso José Manuel (2001) Evaluar al sector público español. (Primera edición). Universidad de Sevilla.
  • Uribe Macías Mario Enrique, Reinoso Lastra Juan Fernando (2014) Sistema de indicadores de gestión. (Primera edición). Ediciones de la U.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2022). Gestión. Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/gestion/). Última actualización: julio 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)