«Compensación de índole económica que recibe una persona, institución o empresa como resultado de haber recibido algún daño o perjuicio»

¿Qué es la indemnización?

La indemnización es una compensación de índole económica que recibe una persona, institución o empresa como resultado de haber recibido algún daño o perjuicio. Este concepto también suele hacer referencia al monto que se utiliza en el acto de indemnizar.

Para determinar dicha indemnización, esta debe ser calculada a través de una investigación y emisión de la justicia sujeta a las leyes dispuestas en el país en cuestión. Por otro lado, también existen indemnizaciones automáticas, las cuales se llevan a cabo cuando existe una serie de episodios que la ley defiende de antemano.

Tipos de indemnización

No todas las indemnizaciones se deben a la misma situación, si bien estas pueden variar según las leyes vigentes del país en donde se apliquen, se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Indemnización por la finalización de un contrato temporal: Esto sucede cuando un contrato temporal se finaliza porque ha terminado el motivo del contrato, allí el trabajador o empresa cuenta con el derecho a exigir una indemnización.
  • Indemnización por cambios que realiza la empresa: Este es el caso de aquel trabajador que se le cambia de lugar o tipo de trabajo, puede decidir si aceptar o no estos cambios, si no los acepta puede exigir una indemnización.
  • Indemnización por incumplimiento: Sucede cuando la empresa no cumple con lo estipulado en el contrato de trabajo, por lo que debe retribuir al trabajador o empresa afectada.
  • Indemnización por fallecimiento: En este respecto si un trabajador fallece de forma natural, la empresa en donde trabajaba debe dar una indemnización a su familia.
  • Indemnización por discapacidad, fallecimiento o jubilación de un empresario autónomo: Por no poder continuar con su actividad, debe indemnizar a sus trabajadores.
  • Indemnización debido a la disolución de una sociedad: Si dicha sociedad decide repentinamente romper y están vigentes los contratos, debe indemnizar a los trabajadores activos.
  • Indemnización por despido justificado: Estas situaciones justificadas pueden ser de motivo disciplinarios, tales como: falta de adaptación, ineptitud o inasistencia. En algunos casos, el empleador tiene el derecho de no abonarlas.
  • Indemnización de fuerza mayor por despido: En este caso la empresa tiene que constatar ante la autoridad laboral dicho despido y abonar una indemnización referente a ello.

Ejemplos de indemnización

Para entender mejor este concepto, veamos los siguientes ejemplos que aplican una indemnización:

  • Un empleado de una fábrica de zapatillas es despedido sin razón alguna, por lo que corresponde según las leyes del país en donde ejerce la fábrica, indemnizar al empleado con un monto proporcional a la cantidad de días trabajados.
  • Un trabajador fallece por causas naturales, por lo que corresponde que la viuda de dicho trabajador, reciba una indemnización económica acorde al sueldo del empleado.
  • Una empresa denuncia a otra por incumplimiento en el contrato de trabajo, por lo que la empresa denunciante tiene el derecho de recibir una indemnización económica si comprueba que la otra está en falta.