Metas a largo plazo

Metas que se anhelan alcanzar en un período de tiempo mayor a un año.

¿Qué son las metas a largo plazo?

Las metas a largo plazo son aquellas metas que se anhelan alcanzar a través de la ejecución de determinadas acciones y en un período de tiempo largo, mayor a un año o incluso durante varios años. Una meta puede entenderse como un fin o resultado que se desea alcanzar.

Una vez establecida la meta, se determina por medio de una planificación adecuada qué tipo de estrategias se llevarán a cabo para obtener satisfactoriamente el objetivo propuesto.

El lapso de tiempo «largo» puede ser relativo, ya que para un individuo este período puede no significar lo mismo que para otro, pero por lo general dicho intervalo involucra 1 o más años.

Lograr identificar qué tipo de metas pueden desarrollarse a largo plazo es importante para la planificación, de manera que se pueda optimizar el tiempo que se invertirá en la realización de los objetivos.

Por lo general, las metas a largo plazo requieren una planificación previa con un nivel más elevado de detalle, en comparación con las metas a corto y mediano plazo. Estas metas, además, pueden otorgar un mayor grado de éxito debido a la cantidad de factores involucrados y al nivel de satisfacción que otorgan.

Características de las metas a largo plazo

A continuación se mencionan las principales características de las metas a largo plazo:

  • Constituyen el objetivo principal del proceso de planificación.
  • Sirven como base para medir el nivel de ejecución de cumplimiento y la contribución de las metas a corto y mediano plazo.
  • El tiempo determinado que demandan para llevarse a cabo comprende un período mayor a un año.
  • Se establecen por medio de acciones concretas y enfocadas hacia un objetivo específico y perdurable en el tiempo.
  • Posee un carácter desafiante debido a que presentan cierto margen de dificultad, ya que contribuyen con un objetivo trascendental y perdurable en el tiempo.
  • Necesitan una planificación previa para poderse llevar a cabo.
  • Su realización otorga satisfacción a largo plazo.

Ejemplos de meta a largo plazo

A continuación se proponen algunos ejemplos de metas a largo plazo:

  • Escribir un libro.
  • Aprender un nuevo idioma.
  • Alcanzar y mantener un peso determinado, cambiando los hábitos saludables de alimentación y ejercicio.
  • Estudiar y culminar una carrera universitaria.
  • Completar un curso extenso de programación avanzada.
  • Aumentar los ingresos en un 40%.
  • Ahorrar para la adquisición de un vehículo.
  • Crear y estructurar la programación de un videojuego complejo.
  • Ahorrar para realizar un viaje familiar al extranjero durante varios meses.
  • Incorporar 100 nuevos clientes.
  • Ahorrar varios años para estructurar un fondo personal para la edad de jubilación.
Bibliografía:
  • John P. Baumgarten. Metas: Secretos y técnicas para alcanzar tus sueños y metas. (Primera edición). Babelcube Inc. 2016.
  • Fermín Ferriol Sánchez. Los objetivos son fines, las tareas medias para lograrlos. (Primera edición). Dirección de capacitación de cuadros y estudios de dirección. 2008.
  • Carol Carter. Orientación educativa. (Primera edición). Pearson Educación. 2006.
  • Pedro Morales Vallejo. Los objetivos didácticos. (Primera edición). Universidad de Deusto. 2009.
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2021). Metas a largo plazo. Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/metas-a-largo-plazo/). Última actualización: enero 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)