blank

Monopolio

Situación de mercado donde la fabricación o explotación de determinado bien o servicio es por parte de una única empresa, productor o persona.

¿Qué es un monopolio?

Un monopolio se define como la situación de mercado donde la fabricación o explotación de determinado bien o servicio es por parte de una única empresa, productor o persona. Es decir, con un monopolio existe un solo oferente que domina toda la demanda de mercado.

Esta palabra proviene del vocablo griego monos, que significa «uno», y polein, que significa «vender». El término hace referencia a la situación de mercado en donde un único productor es el que explota un determinado bien o servicio.

Así, el monopolio es una situación de competencia imperfecta que muy pocas veces llega a ser total y absoluto. Este surge por una falla de mercado o por un privilegio legal.

Características del monopolio

El monopolio no resulta muy común en el mercado actual pero, sin embargo, sigue presente en muchos países. A continuación se mencionan sus principales características:

  • Una sola empresa o productor se encarga de fabricar o vender el producto.
  • La demanda es sumamente amplia, es decir que hay muchos compradores para aquel producto.
  • La empresa monopolista es pionera al fijar el precio ya que no tiene competencia.
  • Es un tipo de competencia imperfecta de mercado.
  • Se presentan distintas barreras para que un nuevo competidor ingrese en el mercado.

Tipos de monopolio

Existen varios tipos de monopolio con cierta variación en su estructura. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

Tipos de monopolio existentes

Diferentes tipos de monopolio.

Monopolio puro

El monopolio puro se lleva a cabo cuando una empresa fabrica un único producto de carácter homogéneo que no tiene sustituto y que al mismo tiempo posee muchos demandantes.

Si bien hoy en día es difícil encontrar empresas en esta situación, se podría decir que la empresa Gillette ha estado durante mucho tiempo en posición de monopolio puro, ya que ha sido el fabricante de un producto de carácter homogéneo.

Monopolio bilateral

El monopolio bilateral comprende que existe un solo oferente y un solo demandante, por lo cual existe un monopolio por parte del oferente.

Por ejemplo, una empresa que fabrica unos tipos de pantalla LED para la producción de determinado smartphone. En esta ocasión, el precio suele ser fijado por quien tenga más dependencia de los dos participantes.

Monopolio comercial

Este tipo de monopolio, quizás uno de los más comunes, se lleva a cabo porque el productor u oferente es capaz de cubrir toda la demanda del mercado a un precio menor que la competencia, ya sea porque es el único o porque posee una mejor estructura de costos, lo que le permite ofrecer un mejor precio.

Monopolio natural

El monopolio natural es aquel que, tal como su nombre indica, suele producirse de manera natural, es decir, cuando existe un solo oferente para muchos demandantes. Este es capaz de ofrecer un producto a un mejor precio que sus competidores.

Por ejemplo, una empresa de ferrocarril que tiene los derechos para comercializar las rutas en determinado país.

Monopolio artificial

Este monopolio consiste en que la empresa monopolista impide a otros productores introducir el mismo producto a través de algún medio específico, ya sea mediante violencia, barreras artificiales o barreras de regulación, algunas de las cuales solo pueden ser ejecutadas por el Estado.

Diferencia con oligopolio

El oligopolio se puede definir como una estructura de mercado donde existen algunos pocos oferentes, los cuales influyen de alguna manera sobre el precio y la cantidad.

Existen varias diferencias entre el monopolio y el oligopolio. Estas se detallan a continuación:

  • En el monopolio existe un solo oferente, en el oligopolio existen algunos pocos.
  • En el monopolio no hay un acuerdo entre las empresas, en el oligopolio existe un acuerdo sobre los productos y precios.
  • Las empresas monopolistas establecen los precios por sí mismas, dentro del oligopolio los precios son establecidos por la empresa líder y el resto se basa en ella.
  • Los precios en el monopolio tienden a ser mayores, mientras que en el oligopolio se establecen bajos precios.
  • El producto que se fabrica bajo un sistema monopolista es homogéneo o no tiene sustitutivo, pero en el oligopolio también suelen utilizarse productos no homogéneos.

Ejemplos de monopolio

Si bien no resulta sencillo dar un ejemplo sobre este concepto, ya que es un tipo de competencia generalmente penado por la ley, suele surgir en varios países a nivel privado o público y de forma indirecta.

Algunos ejemplos de monopolio son los siguientes:

  • Empresas de servicios de gas: empresas que son únicas en su país y ofrecen el producto a través de un solo medio, el cual no puede ser sustituido por otro igual.
  • Empresas de petróleo: los países que cuentan con petróleo generalmente establecen empresas dirigidas por el Estado para que controlen la producción del petróleo y sus derivados.
  • Empresas de energía eléctrica: al igual que en los casos anteriores, una sola empresa se encarga de proveer energía eléctrica al país.
Citar contenido:
Monopolio. Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/monopolio/).