Oficios

Actividades laborales que se llevan a cabo a través de habilidades manuales y esfuerzos físicos.

¿Qué son los oficios?

Los oficios son actividades laborales que se llevan a cabo a través de habilidades manuales y esfuerzos físicos y que le pueden generar al individuo un ingreso económico por la realización de los mismos.

Ejercer dichas actividades puede en determinadas ocasiones requerir ciertos conocimientos o experiencias, puesto que, dependiendo del tipo de oficio a tratarse, requerirá de habilidades, experiencia previa o en otras ocasiones no.

El término oficio no debe confundirse con el término profesión, puesto que, de manera habitual, se suelen usar como sinónimos, sin embargo, entre ellos existen diferencias notorias. La profesión es aquella actividad que se ejerce de forma profesional, es decir, para ejecutarse se debió realizar de forma previa una formación educativa en la que se certifique el aprendizaje de determinados conocimientos, por otro lado, el oficio, puede ser cualquier actividad que se ejecute sin la necesidad de requerir una formación profesional y formal, es decir, aquella que solo requiere de experiencia previa o la adquisición de un corto conjunto de conocimientos.

Tipos de oficios

A continuación, se relacionan los principales tipos de oficios:

  • Oficios que exigen experiencia: aquel conjunto de actividades que requieren de determinadas experiencias previas para ser ejecutados. Este tipo de oficios se apoyan en la experiencia previa para su ejecución, por lo general son oficios artesanales que requieren la intervención directa del individuo, tales como, la carpintería, la pintura, la música, la herrería, entre otros. Entre mayor experiencia previa posea el individuo, mayor calidad podrá proyectar en su oficio.
  • Oficios que no exigen experiencia: aquel conjunto de actividades que no requieren de experiencia para ser ejecutadas. Estas actividades por lo general se apoyan más del esfuerzo físico y monótono para llevarse a cabo, por ejemplo, mesero, ayudante, entre otros.
  • Oficios remunerados: aquel conjunto de actividades que otorgan un determinado monto monetario al individuo que las lleve a cabo, es decir, estas actividades le aportan una entrada de ingresos a quien las ejecuta.
  • Oficios no remunerados: aquel conjunto de actividades que no le aportan monetariamente al individuo que las lleva a cabo. Por lo general, son oficios en los cuales se opera para satisfacer una necesidad propia, tal como, barrendero o cocinero en la vivienda propia.
  • Oficios permanentes: aquel conjunto de actividades que se llevan a cabo de forma indefinida y prolongada en el tiempo. Este tipo de oficios son los que le aportan mayor experiencia al individuo, ya que, su constante ejecución significa un constante contacto con el oficio.
  • Oficio casual: aquel conjunto de actividades que se llevan a cabo de forma no constante, es decir, se realizan cada determinado tiempo, el cual puede ser esporádico.

Ejemplos de oficios

A continuación, se relacionan algunos ejemplos de oficios:

  • Mecánico.
  • Pescador.
  • Agricultor.
  • Tendero.
  • Carpintero.
  • Repartidor.
  • Mesero.
  • Minero.
  • Leñador.
  • Barrendero.
  • Panadero.
  • Pintor.
  • Escritor.
  • Ganadero.
Bibliografía:
  • Alfredo Hidalgo Lavié (2020) Trabajo social: historia y desafíos de una profesión. (Primera edición). Editorial Sanz y Torres S.I.
  • Sánchez García María Fe, Álvarez González Manuel (2012) Bases teórico-prácticas de la orientación profesional. (Primera edición). Editorial UNED.
  • Echeverría Samanes Benito, Isus Barado Sofia, Martínez Clares M. Pilar, Sarasola Ituarte Lander (2008) Orientación Profesional. (Primera edición). Editorial UOC.
  • Planas Juan Antonio, Cobo Ana, Gutiérrez-Crespo Ernesto (2012) La orientación Profesional y la búsqueda del empleo. (Primera edición).
Citar artículo:
Editorial Grudemi (2022). Oficios. Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/oficios/). Última actualización: abril 2022.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)