Pasivo corriente

Pasivos o deudas que una empresa deberá cancelar en un plazo de tiempo inferior o igual a un año.

¿Qué es el pasivo corriente?

El pasivo corriente, también conocido como pasivo circulante o exigible a corto plazo, son los pasivos o deudas que una empresa deberá cancelar en un plazo de tiempo inferior o igual a un año.

Así, forman parte del balance general de la empresa junto con los activos (corrientes y no corrientes) y los pasivos no corrientes.

Lo que diferencia al pasivo corriente del pasivo no corriente es el plazo que se tiene para pagar la deuda. Con un pasivo corriente tendremos compromisos generados dentro del ciclo normal de explotación y con vencimiento dentro del ejercicio contable, que tiene una duración de un año.

Clasificación del pasivo corriente

El pasivo corriente se compone de las siguientes cuentas:

  • Proveedores: cuenta que representa el valor de las compras de mercancía que la empresa realiza a crédito. El saldo registrado es acreedor y es una deuda a corto plazo que la empresa tiene la obligación de pagar.
  • Acreedores diversos: constituye el importe de las deudas que tiene la empresa por un concepto distinto a la compra de mercaderías o contratación de servicios de su actividad principal.
  • Impuestos: corresponden al porcentaje del precio de venta que la empresa cobra a sus clientes (tributo) y que debe pagarle al Estado dentro de los 12 meses del ejercicio contable.
  • Pasivos diferidos a corto plazo: obligaciones que tiene una empresa por ingresos recibidos de forma anticipada, para prestar un servicio o realizar una venta en el futuro (dentro del año).
  • Provisiones a corto plazo: consiste en establecer y mantener una cantidad de recursos como gastos, para estar preparados por si realmente se debe pagar una obligación que la empresa ya ha contraído con anterioridad.
  • Porción a corto plazo de la deuda pública a largo plazo: corresponde al porcentaje de una obligación, generada por un préstamo o un crédito otorgado por una entidad financiera a la empresa, que debe cancelarse dentro del período de un año.

Ejemplos de pasivos corrientes

Algunos ejemplos son:

  • Obligaciones fiscales: impuestos pendientes de pago al gobierno.
  • Deudas comerciales: deudas pendientes con proveedores, distribuidores u otros acreedores comerciales.
  • Obligaciones laborales: salarios y beneficios pendientes de pago a empleados, vacaciones pendientes de pago, etc.
  • Obligaciones por arrendamiento: pagos pendientes por alquiler de un inmueble o equipo.
  • Obligaciones legales: multas, sanciones o indemnizaciones pendientes de pago por parte de la empresa.
Bibliografía:
  • Newton, Enrique Fowler. Contabilidad Básica. Argentina: La Ley. 2019, 6º Edición.
  • Pasivo corriente. Recuperado de Economipedia.
Autor:

Licenciado en Administración (Universidad Nacional de La Plata). Maestría en Administración de Empresas (Universidad Nacional de La Plata). Consultor en Gestión de Proyectos.

Citar artículo:
Martín Esteban Gutiérrez (2020). Pasivo corriente. Recuperado de Enciclopedia Económica (https://enciclopediaeconomica.com/pasivo-corriente/). Última actualización: enero 2023.
¡Enlace copiado a portapapeles! :)