“Principios de la administración impuestos por Henry Fayol que determina que ninguno de los empleados de una organización debe recibir órdenes de más de un superior.”

¿Qué es la unidad de mando?

La unidad de mando es uno de los 14 principios de la administración impuestos por Henry Fayol que determina que ninguno de los empleados de una organización debe recibir órdenes de más de un superior.

Es decir, el principio de la unidad de mando establece que ningún empleado debe tener más de un superior con el objetivo de evitar situaciones confusas y desordenes que afecten a la productividad de la organización en cuestión.

Objetivos de la unidad de mando

Los objetivos de la unidad de mando son los siguientes:

  • Producir una relación directa entre los empleados y el superior.
  • Obtener la innovación, el desarrollo y el apoyo de todos los empleados.
  • Lograr que los empleados tengan más experiencia y sean más productivos.
  • Evitar conflictos de confusión sobre a quien responder una orden.
  • Establecer un orden dentro de la organización para garantizar la productividad.

Diferencia con unidad de dirección

Para muchos estos 2 términos no poseen ninguna diferencia, sin embargo, si se analiza bien los conceptos que definen a cada uno podrás comprender a que se refiere cada uno a pesar de tener mucha similitud.

La unidad de mando se basa en que un empleado debe obtener instrucciones para llevar a cabo una operación de un solo superior. Sin embargo, en el principio de la unidad de dirección cada grupo encargado de una actividad en particular en la empresa estará dirigido por un mismo plan o un solo superior quién dará las indicaciones y tomara las decisiones.

Ejemplo de unidad de mando

Para entender mejor el principio de la unidad de mando, analizaremos el siguiente ejemplo de un empleado en una fábrica de zapatillas.

En una empresa que fabrica zapatillas el director de producción le asigna a un empleado que su principal tarea será la compra de materia prima. Al mismo tiempo, el director de contabilidad le asigna al mismo empleado que su tarea principal será la de controlar las máquinas de producción.

En este caso, no existe el principio de unidad de mando, ya que un mismo empleado está recibiendo órdenes y responsabilidades de más de una persona, por lo que luego de aplicar el principio de unidad de mando, es solo el director de producción quién le podrá delegar responsabilidades a dicho empleado.